jueves, 14 de marzo de 2019

Dénia Fallera, Valencia en fallas


En Denia, como no podía ser de otra manera, celebramos un año más la mayor fiesta valenciana; las fallas!

Tanto para los que anden buscando un remanso de tranquilidad en estos días de cohetes  como para los que no se pierden ni una mascletá, Denia ofrece el balance perfecto entre calma y celebración.

Con más de 12 fallas repartidas por toda nuestra ciudad, las fallas en Denia se caracterizan por la pólvora y los diversos actos festivos. La música es una gran protagonista de estas fechas, los falleros y falleras recorren estos días las calles bailando al compás de las bandas de músicos. Además empieza el buen tiempo, lo que hace que a todo el mundo le entre ganas de salir a disfrutar del sol y del folklore valenciano!







Todo esto suena muy bien pero… sí entre comparsa y cohete te apetece relajarte, te aconsejamos que elijas un lugar donde el descanso sea sagrado! El Hotel Villamor y sus apartamentos se encuentran a tres kilómetros del centro de la ciudad de Denia así que el sueño está garantizado (para los que quieran dormir, claro!). Este año nuestro hotel retrasa su apertura al 1 de abril, estamos de reformas,  asi que recomendamos nuestros apartamentos para la escapada fallera. 

Además de música y fiesta, también se organizan multiples actividades culturales y deportivas. En este enlace podrás ver la información sobre las Fallas en Denia.   




Rafa Cheli artista fallero dianense




FELICES FALLAS 2019

miércoles, 13 de febrero de 2019

El invierno en DENIA te sorprenderá







LOS INVIERNOS AL SOL



Cuando los clientes que nos visitan no sólo quieren disfrutar de las playas y el verano en Dénia, siempre les invito y tiento a que visiten Dénia en invierno, sin aglomeraciones y con la tranquilidad y calidad que aporta la ciudad y sus establecimientos en estos tranquilos meses  incluyendo sus rebajas!

El invierno en Dénia no te dejará indiferente. Cuando en media España y Europa se viven los días más desapacibles y fríos aquí algunos días nos paseamos por las calles, rastros y mercadillos con temperaturas cercanas a los 20 grados e incluso festejamos y comemos en terrazas al sol  los típicos y apreciados erizos de mar.
Para los que practican deportes naúticos, pesca, vela, remo, kayak o el tan de moda paddle surf o surf de remo, durante los meses y con las típicas calmas  disfrutan de lo lindo.





También  son habituales clubs  y equipos  de ciclismo europeos que circulan  por nuestras carreteras buscando la orografía  y las buenas temperaturas de nuestra zona cuando en sus países ahora los entrenos son casi imposibles.
Los  campos  presentan ahora un rico colorido con naranjos y limoneros llenos de fruta en su mejor momento. El florecer de los almendros en Enero culmina a finales de Febrero en los  valles cercanos d' Ebo, Laguar , Xaló o la Gallinera  a menos de 20 minutos en coche de nuestra costa.










Otra gran ventaja hace muy recomendable un viaje o escapada a Dénia en invierno, los precios de hoteles y alquiler de apartamentos como los nuestros: que ofrecen una semana para dos personas  por 299€, con calefacción central incluida. Muchos europeos conocedores de todas estas ventajas y las conexiones low cost aéreas a Valencia y Alicante viajan durante estos meses para hacer sus pesquisas inmobiliarias y aprovechar el buen momento para sus inversiones en la Costa Blanca ya que ahora encuentran una tentadora y amplia oferta de calidad.




Por todo ello visítanos también en invierno, para algunos la mejor época del año para vivir la Costa Blanca.










lunes, 7 de enero de 2019

ENERO EN DENIA MES DE LOS ERIZOS Y LAS CALMAS

Empieza el año y el Mediterráneo vuelve a  sorprendernos con las “calmas de Enero” fenómeno que se sucede todos los primeros de año. Hasta mediados de mes se produce en el mar una calma chicha, una ausencia de viento y una ligera subida de las temperaturas...todo un espectáculo que algunos valientes aprovechan para pegarse el primer baño del año, los que tienen el privilegio de poseer una embarcación se echan a la mar y los deportistas moldean sus músculos en su kayak o los hay como yo que se dedican a ser mera espectadora..

PASEO DE LES ROTES


 las Rotas, Dénia

Yo por supuesto no me lo voy a perder...en invierno también disfruto de Dénia, (ya tenía mono) ya que el Hotel Villamor está cerrado por temporada pero oferta unos apartamentos perfectamente acondicionados para el invierno con calefacción central para los que huyen de las masificaciones y calores del verano.
Recrearme en un banco de la Marineta Casiana con mi libro, seguir el paseo y llegar al final de las Rotas, (justo cuando aprieta el gusanito del hambre, nos topamos con diferentes locales para saciar nuestra sed y apetito,) sentarse con vistas al mar y oler la sal, las algas, disfrutar del sol en tu cara, observar a las gaviotas y algún cormorán, ver cómo juegan en las rocas un padre y su hijo, un velero en el horizonte, hacer fotografías del mar Mediterráneo hecho un plato...incluso si las condiciones son favorables se puede llegar a ver Ibiza! Y degustar unos erizos recién cogidos, uhmmm, no tiene precio!!!



Ya los romanos y griegos se deleitaban con su sabor, incluso en Pompeya han aparecido restos de caparazones. En Francia los llaman los huevos del mar ya que se los comen con pan.
Los erizos  gustan de aguas poco profundas y ricas en algas. La mejor fecha para degustarlos es en Enero y Febrero. Las hembras con su interior más anaranjado están más sabrosas y lo mejor de todo es que son bajos en calorías e hidratos de carbono!, pero ricos en hierro y proteínas, también aportan potasio, fósforo y vitamina A.


Recuerdo que no hace tanto tiempo durante los meses fríos se ponían los vendedores de erizos con sus capazos en el puerto de Dénia a vender su mercancía, sobre todo los fines de semana...ahora es imposible toparse con ninguno. Siempre podemos recurrir al monumento que Dénia tiene de los vendedores de erizos, alguien sabe dónde está???

Roberto Calvo (pintor local) www.robertocalvo.es / pintura@robertocalvo.es


En el libro LA CASA DE LÚCULO O EL ARTE DE COMER, de Julio Camba en la página 167 cita:

"… El erizo es un extracto de mar, un hálito de borrascas, una esencia de tempestades. Al primero que uno se toma, la boca no se le hace simplemente agua: se le hace agua de mar, con todos los olores y los sabores marinos. Y después de tomarse quince o veinte docenas –porque el tomar este marisco no es comer ni beber, sino respirar en pleno Océano-, la más fina langosta le sabrá a uno a galápago y las mejores almejas a neumático de automóvil.
No hay marisco alguno que sintetice el mar de un modo tan perfecto como el erizo… "

Vista del Montgó desde la escollera del Faralló